¿Qué es una lipoescultura? Explicación

El término “liposucción” es muy conocido, además de ser la cirugía más solicitada en todo el mundo, pero no muchos a los que se les pregunte sabrán que la liposucción es un proceso por el cuál se quita el exceso de grasa del cuerpo humano con fines médicos o estéticos. Sin embargo cuando se menciona la palabra “lipoescultura”, las dudas asaltan a cualquiera. En este artículo vamos a intentar explicaros claramente en qué consiste una lipoescultura y en qué se diferencia de la liposucción convencional. Aunque el tema principal de esta web es la criolipolisis, es importante conocer las alternativas con cirugía que existen para eliminar la grasa indeseada en el cuerpo.

¿En qué consiste exactamente la lipoescultura?

La lipoescultura es una versión más avanzada y precisa de la liposucción, expliquemos esto: El término se refiere a la eliminación de la grasa de diversas zonas del cuerpo para afinar características, acentuar otros músculos poco pronunciados y mejorar el aspecto del paciente en general. Las partes afectadas incluyen la barbilla, abdomen, brazos, muslos internos y externos. En palabras comunes se podría decir que consiste en quitar grasa de ciertas áreas (por ejemplo el abdomen) para ponerlas en otras (por ejemplo los glúteos).

A diferencia de la liposucción, la lipoescultura es un procedimiento mínimamente invasivo, aunque igualmente se requiere anestesia y hospitalización del paciente. Además, la lipoescultura requiere un período de recuperación de uno o dos días en algunos casos, y para recuperarse completamente del procedimiento también es necesario pedir una baja laboral por un tiempo prudente (por ejemplo dos semanas). Todos estos detalles deben ser claramente especificados por el cirujano.

¿Cómo se realiza la operación de lipoescultura?

Cuando el paciente llega para realizarse la cirugía de lipoescultura, primero se le toman varias fotografías y se comprueban las constantes vitales, y luego se marcan las áreas que se van a tratar. A continuación el líquido anestésico local se inyecta en la capa de grasa del área objetivo. Una vez que la anestesia local ha hecho efecto, pequeños agujeros diminutos de 2mm llamados galerías se realizan en la piel y se introducen las jeringas o cánulas para ir sustrayendo poco a poco la grasa (que se va midiendo en unos recolectores para extraer la cantidad exacta). Puesto que no es recomendable ni seguro quitar demasiada grasa al mismo tiempo, a veces el paciente debe someterse a varias cirugías si tiene demasiada obesidad y una gran cantidad de grasa debe eliminarse de su cuerpo o del área a tratar. Lógicamente una persona con mucha obesidad no podría emplear el método de la criolipolisis, pues está orientado a personas con poca grasa corporal sobrante. Una vez la grasa ha sido extraída y tratada, la misma se emplea para inyectarse en zonas en las que se desea ganar volumen empleando canúlas similares y realizando agujeros de pequeño tamaño.

Después de la cirugía el paciente necesita ser monitorizado por un corto tiempo (normalmente 1-2 días) para asegurar que continúa en un estado saludable y estable. En términos generales la lipoescultura no es un proceso muy arriesgado, aunque sí es cierto que ha habido casos de muerte durante la cirugía (en la mayoría de los casos por negligencias médicas).

Web sobre la Criolopolisis por