Ventajas y consejos sobre la Criolipolisis

¿Quieres decir adiós a la grasa y te da miedo hacerte una cirugía? Se llama grasa por una razón: no importa lo mucho que comas sano y hagas ejercicio, es prácticamente imposible perder esos molestos michelines y acumulaciones de grasa en el vientre. En el pasado sólo te quedaban dos opciones: vivir con la grasa o someterse a una cirugía, pero hoy en día existe una alternativa segura, rápida y eficaz: la criolipolisis. La criolipolisis sólo apunta a adipocitos o células de grasa, eliminándolos de manera fácil y no intrusiva para que nunca más vuelvan. En este artículo vamos a ahondar en este nuevo tratamiento exclusivo y en cómo puede ayudar a eliminar esa molesta grasa corporal.

La criolipolisis, el tratamiento más seguro sin cirugías

criolipolisisExisten procedimientos que usan láser, ondas e incluso cirugía para eliminar la grasa, pero la realidad es que estos tratamientos realmente pueden destruir otros tejidos en el proceso, rompiendo o extrayendo las células no grasas que deberían seguir ahí. A eso hay que añadirle el riesgo de que algo salga mal durante la cirugía y el tiempo de recuperación necesario. Afortunadamente, la criolipolisis te ahorra pasar por ese mal trago gracias a su innovador sistema. Desarrollado por científicos de Harvard, este procedimiento único, patentado y aprobado por la FDA utiliza un proceso de enfriamiento específico que mata las células de grasa debajo de la piel, literalmente congelándolas hasta que se eliminan. ¡Ojo! Sólo las células de grasa se congelan, evitando que la piel se dañe u otras células indispensables de nuestro cuerpo. Sin cuchillos, sin cirugía, sin succión, sin agujas, sin cicatrices y sin anestesia. Una vez cristalizadas, las células grasas o adipocitos mueren y se eliminan naturalmente del cuerpo del paciente en cuestión de semanas. En unos meses los resultados saltan a la luz y sin tener que pasar ni un ápice de dolor.

Mínima recuperación y resultados duraderos

A diferencia de muchos otros procedimientos, la criolipolisis es un tratamiento que se realiza en muy poco tiempo y es bastante simple de encajar en la vida diaria de cualquier paciente. Después del tratamiento el paciente puede seguir con su vida normal sin prácticamente ninguna restricción, mientras que las cirugías exigen hasta 2-3 semanas de descanso, reposo e indicaciones médicas. Cada tratamiento dura una hora (el mismo tiempo que podrías pasar en el gimnasio intentando bajar esa grasa) y con dos tratamientos se pueden ver mejoras suficientes para no tener que repetir y tener un cuerpo esbelto.

Después de un tratamiento de Crioliopolisis, por lo general verá una notable reducción de la grasa a partir de 3-4 semanas. Tardará unos meses en ver todos los efectos, principalmente porque el cuerpo necesita ese tiempo para deshacerse de forma natural de las células de grasa o adipocitos que se han congelado y eliminado durante el tratamiento. Y sí, se puede perder aún más con citas adicionales si se desea disminuir aún más la grasa y su médico lo considera necesario. Además,  siempre y cuando el paciente mantenga una dieta normal y ejercicio moderado, los resultados a largo plazo permanecerán estables y no hará falta nada más para mantener su nueva figura.

Web sobre la Criolopolisis por